logo-UFRO-horizontal-azul



acreditacion-institucional-UFRO

plantilla pagina web 3 1

 

Castellanización del mapuzugun, la enseñanza de palabras sueltas sin sentido útil y la falta visión crítica al modelo, son algunas de las dificultades que tres profesores mapuche encontraron en el actual escenario de la educación catalogada como “intercultural”.

La interculturalidad como concepto ha ampliado sus alcances en materia de gobierno, especialmente desde que Chile en 2007 votó a favor de la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, donde dice que los niños tienen derecho a todos los niveles y formas de educación. La idea de adaptar un programa con estas características proyectaba algo alentador para los pueblos minorizados, ya que al asumir la  “interculturalidad” en el diseño curricular se esperaba que hubiera una revitalización y respeto hacia los pueblos originarios, especialmente a través de la inclusión de la lengua mapuche. No obstante, diversos intelectuales mapuche, han señalado que hoy, a excepción de algunos casos, no se han visto resultados importantes en estas materias.  Así lo afirma el profesor Sergio Curihuentru: “la educación intercultural hoy es más bien algo compensatorio para la población mapuche, pero no hay un involucramiento de toda la comunidad educativa en hacer que esa comunidad sea intercultural y que incorpore elementos de la cultura y la lengua, entonces se sigue con un paradigma regido por el conocimiento occidental”, dice.

 Por su parte, el académico UFRO, Juan Héctor Painequeo Paillán, agrega que con respecto a la educación de la lengua, su “enseñanza ahora es tierra de nadie, cada uno hace lo que puede, yo creo que falta reflexionar sobre el tema y buscar alguna alternativa”.

 

Una de las percepciones que más se repiten en cuanto a la ineficacia de este nuevo diseño es que la interculturalidad no es entendida como debería, señalan los especialistas. Según, la revista Pentukun elaborada por el Instituto de Estudios Indígenas e Interculturales (IEII), la interculturalidad es un proceso relevante pues “establece relaciones de mutualidad en un ámbito de respeto y valoración de la diversidad cultural y lingüística, donde las culturas indígenas, en el ejercicio de su pensamiento, puedan recuperarse y revalorar elementos culturales propios”. Así mismo, se apunta a que el bilingüismo es un elemento fundamental en el proceso, ya que “lengua y cultura se condicionan mutuamente, tal como ocurre con la cosmovisión y las estructuras de pensamiento, el habla y la sociedad”.

 

En este sentido, la lengua en sí misma trae consigo el descubrimiento de nuevas y diferentes significaciones de las culturas y de interpretar el mundo. Tal proceso sociocultural lo ha protagonizado históricamente de forma forzosa el pueblo mapuche, afirma el lingüista Juan Painequeo, quien además de sus investigaciones sobre el tema, como mapuche ha presenciado en carne propia las trabas que surgen a partir de las barreras de la lengua. 

 

“Un profesor me dijo en el liceo, por qué no postulas a la beca indígena, él me ayudó a llenar el formulario  y cuando llegamos a la parte, si tenía casa, le dije que tenía tres; me quedé sin beca. Yo, en ese entonces no comprendí la situación, porque “me refería a la ruka, la cocina y el dormitorio”. Él, como profesor, debió haber hecho la distinción que yo venía de un contexto diferente.  Por eso es importante destacar que las palabras del español y del mapudungun no son homologables, se debería tener cuidado en interpretar  sus conceptosporque pertenecen a culturas diferentes”.

 

Hacia una enseñanza Mapuzungun efectiva y fiel a la cosmovisión mapuche

 De acuerdo al “Estudio Estado de la lengua mapuzugun a partir de narrativas, prácticas y experiencias sobre lengua y cultura en comunidades educativas interculturales mapuche 2021” elaborado por el IEII, a pesar de que actualmente han surgido iniciativas fuera del programa curricular oficial, y que ha emergido un grupo importante constituido por “neohablantes, recuperantes y aprendices” que se han convertido en agentes revitalizadores de la lengua, el panorama sigue teniendo como tendencia que los hablantes fluidos de mapuzugun son los adultos mayores, quienes lo han aprendido dentro de sus espacios familiares, no en escuelas.

En vista de tal escenario, los hablantes han definido sus críticas a la educación bilingüe y han señalado  que su inconformidad se debe a que en parte  se enseñan palabras aisladas del mapuzugun. “A juicio de los hablantes, al pronunciar palabras aisladas se pierde el respeto y sentido de la lengua, produciéndose muchas veces un proceso de sincretismo al utilizarlas sin considerar el verdadero significado de las palabras”. Esto por ejemplo, lo han identificado cuando utilizan conceptos en mapuzugun para referirse a otras creencias religiosas. “Hemos perdido el sentido de las palabras porque las usan sin contexto y respeto, por ejemplo, llegan personas wingka y mapuche hablando de su Dios utilizando palabras en mapuzugun que no corresponden”.

 

El lingüista Juan Painequeo, identifica que existe un problema importante en la metodología de la enseñanza, ya que no se releva el carácter de oralidad primaria a la que pertenece y en la que se ha desarrollado la lengua mapuche.

 

“Sería saludable tomarconciencia de que la lengua mapuche se ha desarrollado en esta oralidad, incluso hasta el día de hoy,  porque el paso directoa la escrituranos invita a preguntar qué pasó con la cultura, la historia, la vida”, manifiesta el académico.

 

Asimismo, señala que es prudente preguntarse si los lineamientos occidentales son aplicables  para enseñar el mapuzugun. “Pues, la cultura occidental es escrita y analiza de esa base los textos. La lengua mapuche, es oral, todavía lo es. La escritura no ha arraigado. Por eso sería un error aplicar una misma pauta para ambas culturas”, explica.

 Por otro lado, Painequeo afirma que sería  esencial que en el aula haya espacios donde el alumno pudiera aprender a crear de manera oral un pentukun, un nutxam o un ül“porque son formas de expresiones ancestrales que han fortalecido la cultura y la lengua mapuche  a través del habla. 

 

La institución “Mapuzuguletuaiñ” conformada por  jóvenes que han emprendido de manera alternativa  la enseñanza del mapuzugun, también han llegado a la misma conclusión. “En nuestra organización hemos determinado el enfoque comunicativo como el más efectivo al enseñar el mapuzugun y consiste en generar ambientes en que estudiantes se expresen y lo utilicen, y por eso se estimula mucho la interacción”, señala uno de los integrantes, Martín Hernandez Ancalaf. 

 

Por otro lado, destaca la necesidad de crear más espacios para que los niños tengan la libertad de hablar la lengua. “Es un desafío importante acercar a los niños a la lengua y que esta salga de los márgenes de las ceremonias tradicionales para usarse en la cotidianidad”, dijo .

Más que enseñanza una crítica al status quo

 

Por su parte, el profesor Sergio Curihuentro propone que es necesario ampliar la conversación y analiza que actualmente en miras de una interculturalidad dentro de las salas de clases, es necesario la crítica y generar espacios de conversación sobre la realidad social y cultural chilena. En este sentido, según Curihuentro, es importante comenzar a entender que de acuerdo a las culturas “existen diversas formas y metodologías de adquirir conocimiento” pero al mismo tiempo, enfocarse en priorizar las relaciones interculturales pues “lo principal es hacer que respeten y valoren al que es diferente, porque muchas veces la enseñanza de la lengua puede ayudar en eso pero también no” dice.

En esta línea, Curihuentro destacó la importancia de establecer dinámicas de conversación que atiendan a la realidad social. “La educación intercultural te lleva a cuestionar el status quo, es necesario considerar en el ejercicio que existen prejuicios contra los mapuche, ¿pero cuántos profesores hacen eso? la mayoría lee un papel durante su clase y creen que son dueños del conocimiento”, afirmó.

Escrito por:Isadora Huaiquilao